Daphne | Concepcion Balmes 2009
51878
post-template-default,single,single-post,postid-51878,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.8.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_with_content,width_370,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Concepcion Balmes 2009

CONCEPCIÓN BALMES,  (2009)

 

«A través de un colorido musical y sensitivo, sus obras nos llegan como un aire fresco y primaveral. Sus composiciones están pobladas de personajes que se entretejen en la forma y el color, creando una trama que da luz a un universo original y dinámico.»

 

 

Pintora de sueños.

 

Sicóloga de profesión, Daphne Anastassiou es esencialmente una creadora, una pintora de sueños. Su trabajo, absolutamente inédito, nace de un proceso de desarrollo personal.

 

Daphne toma las herramientas de la pintura para iniciar una conversación con ella misma, un diálogo que va evolucionando y abriendo puertas, dando lugar a una obra muy interesante y auténtica.

 

Las pinturas de Daphne nacen en el límite difuso entre la realidad física y el mundo invisible. Para esta artista, las imágenes afloran como la concreción de sensaciones que vienen de su percepción sutil.

 

A través de un colorido musical y sensitivo, sus obras nos llegan como un aire fresco y primaveral. Sus composiciones están pobladas de personajes que se entretejen en la forma y el color, creando una trama que da luz a un universo original y dinámico.

 

El sentir humano está en el origen de prácticamente toda la obra de esta sicóloga que hace varios años trabaja en la pintura. Aquí el color y la composición son totalmente libres y operan como una suerte de ritual.

 

El ser es el centro y protagoniza la aventura pictórica. Este ser nace, se multiplica y se diversifica frente a nuestros ojos. El ser humano es el punto de partida, la creación primera que da origen a un universo cromático diverso, amarrado apenas por una sencilla y hábil grafica negra.

 

Lo humano y lo divino aquí y ahora. Una mujer, un hombre, una multitud, una vibración.

 

Después de ver estas pinturas nos queda un profundo sentimiento de amor.

 

El corazón y la autenticidad como valores fundamentales.

 

 

Concepción Balmes

Santiago, Chile, octubre 2009

 

 

 

No Comments

Post a Comment